martes, 10 de abril de 2012

Paciencia y contundencia para ser terceros

Victoria malaguista en un plácido partido donde la temprana expulsión del lateral racinguista Francis condicionó el posterior monólogo de juego de los locales.
Málaga 3-0 Racing
El penalti fallado por Cazorla no dolió tanto como suele doler que tu equipo falle una pena máxima. Quizá en parte, porque se preveía un asedio que luego se confirmó al área santanderina.

El Racing, que ya había planteado un partido para verlas venir y hacer una machada al contragolpe, se cerró aún más tras quedarse en inferioridad numérica. A partir de entonces, comenzaron a defender con todo el equipo dejando a Stuani solo arriba para que hiciese su propia guerra en busca de alguna oportunidad de inquietar a Kameni.

El Málaga supo controlar a la perfección el partido, se les puso como a ellos les gusta. La paciencia, esa gran virtud que le falta a algunos equipos grandes y que les hace perder ligas, engrandeció anoche al equipo albiceleste, que sabía que tarde o temprano tendría que llegar un gol.

La nota negativa la pone, una vez más, la terrible falta de acierto a la hora de materializar las oportunidades. Los pupilos de Pellegrini necesitaron disparar  más de diez veces para hacer el primer tanto. El mismo llegó en forma de regalo para la vista del aficionado boquerón, de la mano de Isco, que día tras día va atravesando ese trámite existente entre promesa y estrella.

Los locales, jugaron con fuego demasiado tiempo, volviendo a perdonar en multitud de ocasiones y manteniendo la ventaja mínima. El Racing amagaba con tímidos contragolpes que se ahogaban sin llegar a la orilla.

Hubo que esperar hasta los segundos 45 minutos para respirar tranquilos. Isco dejó un balón a Maresca en la frontal y el italiano, que ayer mostró su mejor versión como malaguista, metió un pase entre la defensa para dejar a Cazorla solo ante el portero. El asturiano se quitó el peso de haber marrado el penalti haciendo el gol de la tranquilidad.

Pero aún quedaba más. Pellegrini le dio quince minutos a Portillo, algo que la afición vio con buenos ojos. El chileno volvió a acertar con los cambios. Duda y Van Nistelrooy, ambos sustitutos de Sebas y Rondón, fabricaron el tercer gol. Un asistente de lujo (Duda) le puso el balón en la testa a un rematador de cinco estrellas (Van Gol) para que éste obtuviera su recompensa por el gran trabajo de vestuario que realiza. Porque no siempre se ve en el césped todo lo que hace un buen jugador. Esperamos una renovación para el delantero tulipán.

Ya somos terceros, por fin. Ahora falta una recta final de campeonato donde habrá que lograr un mínimo de nueve puntos para afianzarse en Europa. Aunque se sueña con disputar Champions League, debe ser primordial estar entre los seis primeros. Las cosas, poco a poco. Aunque ¿a qué malaguista no se le eriza el vello al oir el himno de la Champions?

Detalles del partido:
3.- Málaga C.F.: Kameni; Gámez, Weligton, Mathijsen, Monreal; Sebastián Fernández (Van Nistelrooy, m. 60), Demichelis, Maresca, Cazorla (Portillo, m. 85); Isco y Rondón (Duda, m. 75).

0.- Racing: Mario (Sotres, m. 48); Francis, Bernardo, Torrejón, Cisma; Kennedy (Munitis, m. 65), Luque (Osmar, m. 48), Diop, Edu Bedia; Adrián y Stuani.

Goles: 1-0, M. 22: Isco. 2-0, M. 67: Cazorla. 3-0, M. 84: Van Nistelrooy.

Árbitro: Del Cerro Grande (Colegio Madrileño). Mostró tarjetas amarillas a los malaguistas Isco (m. 16), Mathijsen (m. 61) y Demichelis (m. 90), y a los jugadores del Racing, Diop (m. 53), Cisma (m. 55) y roja a Francis (m.2),

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima primera jornada de Liga de Primera División diputado en el estadio de La Rosaleda ante 30.000 espectadores. Los jugadores del Málaga lucieron crespones negros por el reciente fallecimiento del que fuera entrenador del CD Málaga José María Zárraga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada